Guerra comercial EEUU-China podría amenazar economía pronto

AP

En busca de obreros más calificados, Cedar Electronics decidió el año pasado trasladar parte de su manufactura de Filipinas de vuelta a Estados Unidos, solo para toparse con la guerra comercial entre...

En busca de obreros más calificados, Cedar Electronics decidió el año pasado trasladar parte de su manufactura de Filipinas de vuelta a Estados Unidos, solo para toparse con la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Cedar fabrica sistemas de radar y de detección laser. Cuando trasladó el ensamble de esas máquinas a Westchester, Ohio, abrió 30 puestos de trabajo. Sin embargo, debido a la decisión del presidente Donald Trump de elevar los aranceles a las importaciones chinas, Cedar debe ahora pagar altos impuestos por la importación de partes cruciales, lo que no tenía que hacer cuando esa parte de la producción se hacía en el exterior.

“Estamos siendo penalizados por regresar la manufactura de productos de Filipinas a Estados Unidos”, dijo Chris Cowger, director general de la compañía con sede en Chicago. “Si hubiéramos sabido esto el año pasado, lo más probable es que no hubiéramos traído de regreso esos empleos”.

El lunes, Trump llevó la guerra comercial con China a un nuevo nivel cuando anunció la aplicación de aranceles a otros 200.000 millones de dólares en productos chinos, incluidos antenas y otros componentes electrónicos que Cedar incorpora en cámaras, radios de banda civil y sus sistemas de detección. La medida es adicional a los aranceles que Trump impuso anteriormente a 50.000 millones de dólares de bienes importados de China, que adoptó represalias similares.

Los nuevos aranceles de Estados Unidos también afectan los mariscos, bolsas de mano, guantes de béisbol y miles de artículos más.

Las compañías como Cedar que dependen de importaciones asequibles han quedado atrapadas en el fuego cruzado, así como otros negocios cuyas exportaciones podrían ahora alcanzar precios prohibitivos en China.

Aunque la mayoría de analistas afirman que los aranceles más recientes tendrán consecuencias mínimas en las economías estadounidense o china en el corto plazo, sí infligirán daños reales en Estados Unidos y quizá a nivel global a partir del año entrante.

Los nuevos aranceles de Trump entrarán en vigor la próxima semana con una tasa del 10%, pero ésta subirá a 25% desde el 1 de enero.

___

Los periodistas de The Associated Press, Anne D'Innocenzio, en Nueva York, y Tom Krisher, en Detroit, contribuyeron a este despacho.